Compartir
Los juguetes evolutivos ayudan a niños y niñas a satisfacer su necesidad de explorar, crear, inventar, imaginar y fantasear
Los juguetes evolutivos ayudan a niños y niñas a satisfacer su necesidad de explorar, crear, inventar, imaginar y fantasear

Los juguetes evolutivos de Smoby acompañan a los niños a lo largo de su crecimiento. Según los expertos, el juego está presente en las diferentes etapas del desarrollo evolutivo de los pequeños, desde los primeros meses de vida. En cada una de estas etapas, los juguetes tienen un papel fundamental, ya que son los objetos en los que generalmente se apoya la actividad infantil.

Los juguetes que llaman la atención del niño irán cambiando a medida que el pequeño vaya creciendo y cada uno de ellos irá contribuyendo a su desarrollo motor, cognitivo, afectivo, sensorial y social.

En todo este proceso, la función del juguete será:

  • Ayudar al niño a satisfacer su gran necesidad de explorar, crear, inventar, imaginar y fantasear.
  • Favorecer la proyección en ellos de sus angustias, deseos insatisfechos y temores.
  • Facilitar el desarrollo de las aptitudes físicas y mentales.
  • Estimular el interés y el aprendizaje de los distintos roles sociales.
  • Proporcionar placer y diversión.

Para cumplir estas funciones, los juguetes evolutivos se convierten en una solución muy práctica, ya que se van transformando para adaptarse a las necesidades de los niños en cada fase de su crecimiento, a su tamaño y a las actividades que va desarrollando según su edad.

Un claro ejemplo de juguetes evolutivos son los correpasillos y triciclos de Smoby, que tienen la capacidad de transformarse y modificar sus características a través de los accesorios que incluyen, para que el niño pueda manejarlos desde que comienza a dar sus primeros pasos hasta que sabe pedalear perfectamente.

Así, un mismo correpasillos puede comenzar siendo un andador, con el asa que se coloca en la parte trasera para que pueda empujarlo; también puede ser un vehículo en el que el pequeño se monte para que un adulto lo empuje, con una barra trasera desmontable y, quitando el accesorio que le da la función de balancín, la altura de este juguete evolutivo se reduce para que pueda ser manejado por el niño, que tomará impulso con los pies ya en el suelo.

Lo mismo sucede con los triciclos, que pueden ir modificándose para adaptarse al crecimiento del niño, pueden incorporar una barra trasera para que lo maneje un adulto, bloquear las ruedas hasta que el pequeño aprenda a manejar la dirección, etc.

Con estos juguetes evolutivos Smoby siempre acompañará a los más pequeños de la casa durante su desarrollo, adaptándose a sus necesidades y evolucionando con ellos.

3 Comentarios

Dejar una respuesta