Compartir
juegos al aire libre

No cabe ninguna duda de que el juego es fundamental para el correcto desarrollo de los niños. Los padres tienen bien asumido este punto y rara es la familia que no dedica un rato, cada día, a jugar con sus pequeños en casa. Pero, ¿qué ocurre con los juegos al aire libre? A veces olvidamos lo importante que es el exterior para la diversión y el aprendizaje de los peques.

Muchos son los expertos que enumeran los beneficios de los juegos al aire libre. El desarrollo de la creatividad es, sin lugar a dudas, uno de sus principales beneficios. Y es que en casa tenemos el entorno controlado, pero en el exterior el factor sorpresa está siempre presente, por lo que los pequeños tienen que improvisar y hacer uso de su imaginación, potenciando así la creatividad.

Los juegos al aire libre también favorecen las relaciones sociales de los más pequeños con otros niños y la autonomía de los pequeños. Al jugar entre ellos se establecen lazos de amistad, se ponen en práctica roles de liderazgo, de trabajo en equipo, de resolución de problemas de manera conjunta, de empatía… habilidades que, en un futuro, les van a ser de gran utilidad y que ayudarán a los niños en su desarrollo personal.

Así lo argumenta la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, que afirma que el juego al aire libre “es una oportunidad para desarrollar el cuerpo y la mente”.

Otro beneficio más evidente de los juegos al aire libre es que los niños hacen ejercicio, con todo lo bueno que ello conlleva: control de la obesidad o liberación de endorfinas, que los relaja y combate la ansiedad, entre otros.

Las relaciones familiares también se ven reforzadas con los juegos al aire libre, ya que permite vivir experiencias diferentes, muy divertidas, que tienden a ser recordadas.

Los juegos al aire libre son, por lo tanto, esenciales para el aprendizaje y el desarrollo de los niños. Por ello, no lo pienses más y ¡vámonos a divertirnos al parque!

3 Comentarios

Dejar una respuesta